ÁCIDO SULFHÍDRICO EN CONTACTO CON LA PIEL » efectos

El ácido sulfhídrico en contacto con la piel es sumamente nocivo. No solo puede causar dolor o irritación, también puede causar congelamiento y marcas permanentes. Sigue leyendo y descubre los efectos que el ácido sulfhídrico puede tener en tu piel. 

¿Qué ocurre cuando el ácido sulfhídrico entra en contacto con la piel?

El ácido sulfhídrico puede entrar en contacto con la piel directamente o a través de la respiración. La respiración del ácido sulfhídrico es sumamente peligrosa, porque a través del torrente sanguíneo puede afectar todos los órganos. 

El contacto directo puede ocurrir a través de la exposición del ácido sulfhídrico orgánico. La exposición prolongada puede ocasionar molestias leves, pues la absorción a través de la piel sana es muy baja. Sin embargo, es mejor evitar cualquier contacto.

El contacto directo también se produce a través de el ácido sulfhídrico compactado. Esta exposición puede causar un rápido efecto de congelamiento que debe contrarrestarse rápidamente. 

Irritación

La irritación de la piel es una de las primeras consecuencias cuando se pone el ácido sulfhídrico en contacto con la piel. En un contacto bajo o moderado, una respiración dificultosa y la inflamación leve en la piel pueden pasar desapercibidos. 

El contacto prolongado tras la inconsciencia puede ocasionar urticaria acompañada de otros síntomas dérmicos. Afortunadamente, la irritación puede aliviarse alejándose de la fuente del ácido sulfhídrico sin dejar consecuencias.IRRITACION

Picazón

La picazón ocurre tras una exposición prolongada al ácido sulfhídrico. Las zonas más susceptibles a la picazón son las extremidades y el rostro. Este síntoma puede venir acompañado de otros síntomas como ardor en los ojos o humedad excesiva en las fosas nasales. 

El ácido sulfhídrico que queda en la sangre se excreta por la orina sin producir ninguna otra molestia. En personas con insuficiencia renal la intoxicación con ácido sulfhídrico puede generar molestias dermatológicas prolongadas.

Dolor

El ácido sulfhídrico en contacto con la piel puede causar dolor como síntoma principal o secundario. Cuando el dolor es un síntoma principal viene acompañado por otras molestias como irritación y en casos extremos, fístulas. La irritación suele desaparecer por sí sola. 

El dolor puede aparecer también como un síntoma secundario posterior al congelamiento de la piel. Suele prolongarse mientras perdure la lesión y al contacto con el medio ambiente. Generalmente, se trata con ungüentos tópicos.

Congelamiento

El congelamiento de la piel debido al ácido sulfhídrico suele ocurrir con una rapidez alarmante. Inmediatamente después de la exposición la piel puede cambiar de color a blanco o amarillo. Luego, puede haber picazón localizada y, en casos extremos, necrosis.

Para paliar los efectos del congelamiento por ácido sulfhídrico lo ideal es sumergir la parte afectada en agua tibia. Limpiar la zona también puede ayudar. De no lograr la normalización de la temperatura en el área afectada, puede haber consecuencias permanentes. 

En caso de que el ácido sulfhídrico compactado entre en contacto con el rostro, se debe acudir inmediatamente al médico. En caso de necrosis, lo ideal es recibir atención médica inmediata para evitar infecciones. CONGELAMIENTO

Cicatrices o marcas permanentes

Las cicatrices o marcas permanentes no son una consecuencia común del ácido sulfhídrico. Suelen presentarse solamente en casos de exposición directa por escapes de tanques o cilindros. Pero esto ocurre más que todo como un accidente laboral en industrias. 

Las cicatrices o marcas permanentes únicamente se dan bajo exposición prolongada sin tratamiento. Son la consecuencia directa del congelamiento y la necrosis y suelen ir acompañadas de pérdida de tejido. Sus efectos estéticos pueden mejorar a través de la cirugía plástica.