EXPOSICIÓN AL ÁCIDO SULFHÍDRICO » Prevención y riesgos

La exposición al ácido sulfhídrico, ocurre a diario en nuestras vidas al formar parte de nuestro cuerpo reproduciéndose dentro de él. Como también al transitar las calles o lugares de regular concurrencia donde suele presentarse.

Este ácido la mayoría de las veces, suele ser altamente tóxico al ser inhalado por largos periodos de tiempo o por el ligero contacto con la piel.

Para saber el grado de exposición que tenemos a diario con el ácido sulfhídrico, es necesario indicar las zonas o industrias en las que se utiliza dicho ácido y así prevenir el excesivo contacto, permitiendo al cuerpo mantenerse más saludable, a pesar de en algunos casos, sea inevitable toparse con él.

Exposición en el área laboral

ácido sulfhídrico

Es importante resaltar que la alta exposición al ácido sulfhídrico, es completamente nocivo y puede llevar a la muerte; por esta razón es necesario, en los lugares donde se utilice este ácido, implementar el uso de equipamiento de respiración autónoma, o contar con la presencia de bomberos especializados que puedan ingresar con trajes encapsulados.

Entre los procesos industriales donde se suele encontrar, estos son algunos ejemplos:

  • Productividad del petróleo.
  • Aguas residuales.
  • Procesamiento de comidas.
  • Refinamiento del gas natural.
  • Almacenamiento de estiércol.

Según un estudio realizado por la Agencia de Sustancias Toxicas y Registro de Enfermedades, las personas que laboran en dichas industrias, presentan un nivel más alto de exposición que la población en general, debido a que estos espacios es necesario tener sumo cuidado por el gran porcentaje de ácidos.

Exposición en el área de salud

El bajo nivel de exposición al ácido sulfhídrico, puede producir irritación ocular, nasal e incluso respiratoria, mayormente en personas asmáticas. La exposición cortas ante un alto nivel, puede causar desmayos e incluso la muerte; en algunos casos las personas parecen recuperarse, manteniendo efectos como una migraña constante y alteración de la memoria.

Las zonas con mayor concurrencia de este ácido, son todas aquellas cercanas a plantas de aguas residuales, excavaciones de petróleo y granjas, incluso puede encontrarse en las bacterias de la boca humana, el tracto gástrico o aire contaminado que podamos inhalar diariamente.

Los infantes, al poseer menor estatura que los adultos, son más propensos a sufrir altos grados de exposición debido a la pesadez del aire. No existen estudios que confirmen las consecuencias sufridas en estos casos. Más existe una posibilidad de causar defectos de nacimiento en mujeres embarazadas, lo que genera una alerta en la sociedad.

Recomendaciones laborales ante la exposición al ácido sulfhídrico

ácido sulfhídrico

En caso de trabajar con el ácido sulfhídrico, es necesario saber las formas de prevenir un accidente o daño en la salud. Es por esta razón que las empresas petroleras, de tratamiento de aguas residuales, entre otras industrias que administran este ácido. Tienen el deber de impartir cursos tanto en la industria como en la comunidad para así evitar cualquier percance y que los trabajadores estén al tanto de los peligros por inhalación del químico.

En las industrias, es recomendable contar con un buen sistema de condición de aseo en almacenes de materiales orgánicos para disminuir la concentración de dichos ácidos. Maquinarias que posean la detección de gases tóxicos, además de la capacitación del personal a través del uso de trajes especiales, simulacros y primeros auxilios.

Prevenir es la clave para el buen uso y funcionamiento en estas áreas de alto riesgo. Por lo que deben establecerse normativas para la seguridad de cada trabajador y laborar correctamente a partir de las bases legales vigentes en cuanto al uso del ácido sulfhídrico, sus propiedades, efectos secundarios y control del mismo.

Actualmente existen diversos exámenes médicos para detectar el ácido sulfhídrico en el organismo. Los cuales deben realizarse en laboratorios especiales que cuenten con la maquinaria capacitada para administrar los resultados y detectar los niveles de contaminación provocada por dicho gas.